Agenda bonaerense

12/12/2019

Asumió Kicillof. Frenó el aumento de tarifas y se quejó por la herencia económica que recibe de Vidal

El gobernador bonaerense dio a conocer sus primeras medidas y se despachó con duras críticas a la gestión anterior: "La caja de $ 25.000 millones que nos dejan no alcanza para cubrir los primeros 30 días"

Alberto Fernández tardó más en llegar desde la Casa Rosada a La Plata que los 33 minutos que estuvo en la ceremonia de asunción de Axel Kicillof como gobernador bonaerense. Cristina Kirchner, su madrina en la campaña frente a la renuencia de los intendentes, cumplió en asistir pero tampoco se quedó demasiado: al igual que el Presidente, la Vice se fue de la Legislatura antes del discurso, si bien se pensaba que lo acompañaría al escenario frente a la gobernación del acto posterior. Allí lo presentó quien le preguntó en la jura si aceptaba el cargo, interrogante protocolar, la Vice Verónica Magaña Fue un gesto el de Cristina, sumado a un párrafo especial al final del discurso del gobernador: "No venimos a gobernar desde el centro sino con todos y cada uno de los municipios'". Suficiente para enviar un mensaje de respaldo al PJ bonaerense, en especial a los alcaldes que el viernes confirmaron que no tendrían un espacio relevante en el gabinete. Aún pueden aspirar a segundas líneas de un equipo formado en su mayoría por kicillofistas de la primera hora (de su paso por Nación) y nombres auspiciados por la ex Presidenta, como Sergio Berni (Seguridad) y Teresa García (Gobierno), que ayer cesó su mandato provisional como gobernadora de un día por la postergación de la jura. "Nos dijo que le enviáramos currículums", reveló un jefe comunal.

A las 10 comenzó a llenarse el recinto de la Legislatura a la espera de la chicharra de la Asamblea. Sentado junto al intendente platense Julio Garro, el ex gobernador Daniel Scioli se entremezclaba con próximos (juran hoy) ministros, como Augusto Costa, que comandará un megaministerio productivo, la máxima bandera de Kicillof: devolverle ese carácter a la provincia. En esa línea, anunció el plan a 100 días sin detalles aún, con ayuda a las pymes "que atraviesan dificultades".

En los palcos se mezclaban sindicalistas (Héctor Daer y Antonio Caló en uno, Hugo Moyano en otro), con intendentes (los cristinistas Jorge Ferraresi y Mario Ishii compartieron primero uno con el ministro vidalista Joaquín de la Torre) e invitados. Uno especial fue reservado para la familia del mandatario, Alberto y Cristina, al que se sumaron a la comitiva en el helicóptero Sergio Massa y los ministros Eduardo "Wado" de Pedro, Gabriel Katopodis y Felipe Solá, otro ex gobernador. "Alberto Presideeeeeente", coreó el recinto a su llegada.

Desde el último balance de María Eugenia Vidal, su sucesor había evitado el tema de la herencia. Por algo fue: le dedicó 54 minutos de la hora y diez que duró su discurso inaugural. Unos 10 minutos antes, la dirigente del PRO le había entregado simbólicamente los atributos y había soportado en silencio, estoica, no sólo que se entonara la marcha peronista, sino que se cantara completa. Después abandonó el lugar.

La herencia no sólo será quedará en la dialéctica sino que será plasmada en un documento, anunció Kicillof, que se presentará "en los próximos días". Como resumen, vale la introducción del gobernador de un monólogo puramente económico: "Me vengo a comprometer a trabajar sin descanso y honestidad para reconstruir la provincia". Por sectores, acusó que hay situaciones de "emergencia", por lo que sus primeros proyectos serán de declaración, más allá de la ley de ministerios, en especial para crear el de Mujeres. A la espera del de Nación, también demorará el envío del Presupuesto 2020. "La situación financiera es delicada", sentenció sobre la deuda, la que calculó en un aumento del 20% en dólares. Le achacó a Vidal, entre otras cosas, su firma al pacto fiscal. También su confrontación con los docentes. "No nos están dejando una vara alta, nos dejan una deuda muy alta", parafraseó a Mauricio Macri.

Después de la radiografía llegó el turno de los anuncios. El más aplaudido fue la marcha atrás al aumento de la luz del 25% que había establecido Vidal para el año próximo. "Si una tarifa no puede ser pagada por un jubilado no es tarifa, es un saqueo", sentenció antes de convocar a las empresas a discutir un nuevo esquema. Para cerrar no eligió a Cristina Kirchner, a quien sí le dedicó su discurso posterior a la jura frente a la militancia. Kicillof prefirió citar a Antonio Callero.

Fuente: El Cronista Comercial

Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos