Agenda bonaerense

16/10/2020

Mar del Plata. Llevar almohada propia, el nuevo requisito para alquilar

El protocolo para la temporada también prevé que los contratos sean por semana

Cuando la autorización nacional llegue, el turismo vuelva a cobrar vida y la temporada aún tan incierta tome aires de realidad, los veraneantes que alquilen propiedades en esta ciudad deberán sumar a su habitual equipaje algunos juegos de sábanas, toallas y hasta su propia almohada. 

Estos requisitos están incluidos en el protocolo sanitario presentado por el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata y tiene la aprobación inicial del municipio, a la espera ahora del visado provincial. Contemplan, además, una semana como mínimo de estadía, un día de descanso para desinfección de esos inmuebles entre un cliente y el siguiente y pautas a seguir -de salud y contractuales- en el caso de que el inquilino contraiga el virus. 

No hay una fecha cierta de apertura de rutas y accesos a las ciudades turísticas. Apenas algún rumor que ubica para mediados del mes próximo la primera oportunidad de viajar sin demasiados requisitos que justificar. Sin embargo, aquí se empiezan a preparar con condiciones para que las vacaciones se puedan dar con el menor riesgo en medio de la pandemia, que todavía castiga fuerte en la costa atlántica y cercanías. 

El anexo del protocolo sanitario que atiende la situación de los alquileres turísticos de alojamientos extrahoteleros para la temporada 2021establece pasos innovadores en la dinámica del cierre de contratos y acceso de los inquilinos a las unidades de renta. 

Contactos, acuerdo y medios de pago se recomiendan en modalidad online para garantizar distanciamiento entre el operador y el cliente. Y la entrega de llaves se hará en el marco de las medidas habituales de distanciamiento social, en oficinas inmobiliarias que deberán contar con mamparas separadoras y horario ampliado para evitar congestionamientos. 

La sugerencia es que los checkin se cumplan de manera anticipada, incluidas las declaraciones juradas de salud que cada turista deberá presentar para acceder a una unidad en alquiler, así como designar a quién será el representante de la familia o grupo que se encargará de interactuar con el martillero. 

"Las unidades extrahoteleras comprenden casas y departamentos amoblados, sin prestaciones adicionales, para lo cual los turistas deberán traer ropa blanca (sábanas y toallas) y almohada", consta en uno de los apartados. 

Rodrigo Sanz, directivo del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de Mar del Plata, destacó que la almohada es una novedad por directa cercanía con el sistema respiratorio. "Podrán traerse la suya o comprar una por aquí, pero es por mayor seguridad", advirtió. Estima que por 300 a 500 pesos pueden conseguirla en destino, si es que no quieren cargarla en las valijas. En cambio, los propietarios, siempre a través de inmobiliarias, deberán proveer protectores para colchones. 

Hay otro cambio que puede tener también otra fuerte incidencia en el turista. El protocolo prevé que los contratos se podrán hacer por un período mínimo de una semana. Todo un dato para un destino que durante los últimos veranos vivió buenas experiencias, pero al ritmo de pernoctes en promedio no superiores a las cinco noches. 

Por la zona de Cariló advierten que en el alquiler de casas, que por cierto marcha tranquilo todavía, la provisión de ropa de cama está incorporada "como siempre". "Está garantizado el sistema de lavadero con las exigencias de estos nuevos tiempos", aseguraron voceros del sector a la nación. 

Algo similar se dará en el rubro de aparts, donde asoma una de cal y una de arena. La buena para los turistas es que en esos departamentos tendrán todo el equipamiento de ropa blanca con lavado y desinfección acorde. "Tenemos un protocolo interno que implica intervención de lavadero oficial, homologado y con entrega de oblea de certificación de prendas libres de bacterias y virus", señaló Joaquín Bustillo, administrador de uno de estos complejos. 

Además, anticipó que para las propias unidades tienen prevista una profunda desinfección entre un inquilino y otro. Alcanza desde cortinas a pisos y demás espacios para asegurar condiciones óptimas de seguridad sanitaria. Y destacó la toma de muestras que se analizan en ese período de apart desocupado para certificar que allí no hay Covid-19. 

La mala nueva, explicó, es que este tipo de alojamientos no ofrecerá esta temporada ninguno de sus amenities. Así que habrá que olvidarse de la piscina, gimnasio, spa, sauna, jacuzzi, sala de juegos y recreación infantil. "La intención es no generar puntos de contacto o conflicto que puedan derivar en posibles contagios", explicó Bustillo. 

Mientras se definen estas condiciones, la oferta de inmuebles recién asoma. Los precios se están formando y todavía quedan pasos por resolver en los contratos. Sobre todo en caso de que se dé un positivo de coronavirus entre los inquilinos. 

El protocolo marplatense prevé que en esa situación el infectado y sus convivientes deberán dar aviso al servicio de salud y mantenerse aislados en el domicilio. Pero deberán abandonarlo cumplido el plazo acordado. Municipio y provincia evaluaban días atrás esa hipótesis y el dilema de derivar al paciente a un centro de salud o, en cuadros leves, alojarlo con su grupo en algún hotel previsto por el Estado. Aquí se barajó como posibilidad el complejo turístico de Chapadmalal. 

También implicaría esa situación una desinfección especial, dada la certeza de presencia de Covid 19 en esa unidad. Los martilleros advierten que, en ese caso, el operativo de sanitización del departamento o casa correría a costo del inquilino.  
 

Fuente: La Nación

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos