Agenda porteña

11/11/2020

Analizan dejar de recolectar la basura los fines de semana

Por el recorte de fondos de coparticipación federal, la Ciudad pretende reducir algunos servicios; retiros voluntarios

Ocho mil millones de pesos anuales. Esa es la cifra que se pretende reducir en el presupuesto porteño por el recorte de la coparticipación federal que fue motivo de tensión entre los gobiernos de la ciudad y la Nación en plena pandemia. Pasada la peor parte de la batalla contra el Covid-19 -ahora los esfuerzos apuntan a evitar rebrotes del virus-, los funcionarios tienen una tarea difícil, pero prioritaria: afinar el lápiz para disminuir los gastos en todas las áreas. 

En diciembre pasado, Horacio Rodríguez Larreta comenzó a intuir que su segundo mandato sería más austero que el anterior, en el que abundaron las obras que transformaron la ciudad. Pero la reducción de la coparticipación obligó al gobierno a rever contratos vigentes en servicios públicos y proyectos que dejaron de ser prioridad. La recolección de residuos es una de las actividades apuntadas. Con un contrato anual de $30.000 millones se apunta reducir, al menos, unos $3000 millones con un nuevo esquema de recolección. 

El de la basura es uno de los gastos recurrentes de todos los ministerios o secretarías de la ciudad. El ahorro, según fuentes oficiales, también llegará en contratos gastronómicos, provisión de otros servicios, mantenimiento y limpieza de edificios, por citar algunos casos. También, en las contrataciones, vigentes o por ejecutarse, puestas a consideración en el mapa económico y de emergencia sanitaria que otorga un paraguas legal para hacerlo. 

El nuevo proyecto de estacionamiento ordenado presentado en la Legislatura, adelantado por la nación, va en esa misma dirección. La propuesta del Ejecutivo contempla un plan más austero, con menos gastos en las licitaciones de parquímetros y concesiones de servicio de acarreo, diferente del que había sido aprobado años atrás y descartado por la Secretaría de Transporte. 

"Siempre puede haber un conflicto en este tipo de ajustes por una situación excepcional, pero todos los actores nos sentamos en la mesa para volver a ponernos de acuerdo. Encontramos gremios razonables que entienden que la Ciudad ya no puede pagar servicios como antes", explicó un funcionario de alto rango. "Habrá que ser más eficientes, dejar de lado algunos servicios durante un tiempo", agregó. 

El presupuesto deberá acomodarse a la realidad actual y a las necesidades para hacer frente a los servicios. Se dejarán de hacer obras, como viaductos y metrobuses. "Van a quedar muchos proyectos postergados. Hay que cuidar que los ratios de deuda sean los razonables", explicaron desde el gobierno. 

El sistema de recolección de residuos e higiene urbana involucra a 6300 personas y un contrato que con seis empresas que vence en 2024. Cliba, AESA, Urbasur, Nitti- da, Ashira, Ente de Higiene Urbana y Solbayres se reparten las zonas desde 2014. A todas se les recortará el margen de ganancia, de un 2% anual. Las negociaciones para achicar el presupuesto se llevan adelante con el gremio de Camioneros desde hace varias semanas. 

En el gobierno se ven apremiados para resolver la situación a pesar de que las negociaciones están encaminadas. En la nueva dinámica se propone bajar la cantidad de días de recolección, que no sea de lunes a lunes y que se suspenda los fines de semana y los feriados (hay 14 feriados en los que aún se retira la basura). La ciudad entiende que no tiene sentido mantener la recolección toda la semana porque hay contenedores que no llegan llenos a los predios de disposición final. 

Se trabaja en un esquema de retiros voluntarios para evitar despidos y conflictos. El último recorte en este servicio fue del 1%; esperan llegar al 10%. En las conversaciones con Camioneros el mensaje fue claro: habrá una baja de salarios por la reducción de horas de trabajo. "En enero, no hay más plata. Quizás haya alguna reacción del sindicato, pero es un tema de emergencia y necesidad", sostienen en el gobierno. 

Los recortes que se prevén tienen su particularidad, pero la recolección de basura es considerada un servicio esencial que no se detuvo durante el aislamiento. En plena cuarentena hubo una caída del 25% de la basura generada por día en la ciudad, lo que significó una reducción de los niveles de desperdicios derivados a los predios de disposición final, quizá por la actividad comercial reducida al mínimo. 

Antes de la pandemia en la ciudad se generaban unas 8000 toneladas diarias que pasaron a ser6000 por día durante los meses de mayor restricción con shoppings, comercios e industrias cerradas. Del total, 380 toneladas eran procesadas por 12 cooperativas de recuperadores de residuos antes de marzo, cuando comenzó el aislamiento, transformándose en 13 toneladas por semana y nueve cooperativas durante la cuarentena. Los recuperadores pasaron de ser 5112 a 150. 
 

Fuente: La Nación

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos