Agenda porteña

12/11/2020

En medio de la pandemia, Larreta apura la extensión del estacionamiento pago a barrios

Con la idea de responder a demandas de vecinos, el Gobierno porteño avanza con una medida que complica más la economía doméstica.

 El Gobierno porteño la presenta como una medida pospandemia, pero el apuro por desplegarla no parece coincidir con esa idea, aunque al mismo tiempo nadie piensa que se busque mortificar a los automovilistas en tiempos de crisis sanitaria. 

Es que el Gobierno porteño dice que busca ordenar el estacionamiento en barrios multiplicando por veinte las plazas con aparcamiento pago, un costo que desalienta el uso del auto en temporada de atinada restricción del transporte público, un medio que tampoco en ?tiempos normales? es óptimo para la demanda diaria en la Ciudad. 

Está previsto que la semana que viene, el jueves 19, la Legislatura debata en el recinto el proyecto que este mismo mes envió Horacio Rodríguez Larreta para modificar una ley de Tránsito y Transporte, que se sancionó en 2016 pero que no se terminó de llevar a la práctica. 

La nueva iniciativa ofrece el pago del estacionamiento mediante aplicaciones en el celular, WhatsApp y otras modernidades que descartarán a los parquímetros, pero no termina con las concesiones de los acarreos que están operando desde los ?90 y, a la vez, parece complicar más la economía doméstica, en principio en los lugares de mayor concentración. 

Si bien los propietarios podrán estacionar gratis en su barrio (hasta en 300 metros a la redonda), deberán obtener un permiso que se renovará cada año y será para quienes estén al día con el pago de patentes y hayan abonado las infracciones de tránsito si las tuvieran. No está contemplado, por ejemplo, si acude un médico a domicilio, o el prestador de algún servicio y ni qué hablar de un cumpleaños con parientes y amigos que deban abonar esa entrada. Tampoco existe la posibilidad de solicitar un permiso para estacionar en la zona del lugar de trabajo, lo cual demandaría a ese trabajador destinar una buena suma al mes para pagar el estacionamiento, ya sea en la calle o en una playa privada. 

En medio de la pandemia, el Gobierno porteño asegura que la medida, de aprobarse, no se aplicaría inmediatamente, que está pensada para cuando termine la emergencia sanitaria, tal vez el año próximo, cuando cree que una porción importante de empleados continúe con teletrabajo y no requiera viajar ni estacionar. 

Un punto polémico, entre los legisladores que participaron de la reunión de comisión de Transporte de la Legislatura, es la cantidad de lugares pagos que se dispondrán. Actualmente, de acuerdo a los datos que dio en esa reunión Gastón Galardi, subsecretario de Gestión de la Movilidad, hay solo 4.000 puestos de estacionamiento medido en zonas céntricas o comerciales, 13% del mapa porteño, con solo tres barrios que tienen servicios de acarreo. 

La nueva ley impulsa utilizar 80.000 lugares entre todos los barrios "gestionados por el propio Estado de la Ciudad" con métodos de cobro a través de app o, en comercios habilitados, mientras que el control y acarreo estará a cargo de concesionarios que surjan de llamados a licitación para tres zonas en que se dividirá el mapa local. 

Se plantea que en el proyecto no se incluye que serán solo 80 mil lugares pagos y la ley anterior autorizaba 130 mil. Otro problema de queja de la oposición es que la Ciudad se dividirá en tres zonas y las playas de acarreo serán 6, que podrían estar muy distantes del lugar en el cual se cometió la infracción. Actualmente hay dos operadoras, una a cargo de 2 playas de acarreo y otra una y disponen de 30 grúas lo que pasará a 3 zonas, 6 playas de acarreo y 60 grúas. 

Galardi explicó que los 80 mil puestos serían rotativos, de modo que si en un barrio se hace una bicisenda y se anulan 2 mil lugares para estacionar, esos 2 mil pasarían a marcarse en otro barrio. 

El vicepresidente de la Comisión de Tránsito y Transporte, Sergio Abrebaya (GEN), dijo que "la ley es un avance en el cobro directo del Estado y en que las grúas atiendan a los vecinos que reclaman por la obstrucción de tránsito pero sigue sin modificar el problema mayor: continúa el listado de 130 mil espacios, que dicen que serán 80 mil y ese es el tema, avanzan sobre los barrios y no debería ocurrir, y esa modificación es la que todos esperamos, que achiquen la cantidad de plazas que está en la última ley aprobada, que es obvio que no la han puesto en funcionamiento porque la gente los repudiaría. No lo voy a votar". 

Desde el radicalismo, Martín Ocampo opinó, con la misma inquietud de que definan en el proyecto que serán 80 mil los lugares pagos y que "el proyecto es bueno, mejora la situación de las propuestas actuales y separa la concesión entre lo que es el estacionamiento medido y el acarreo por estacionamiento indebido, es un punto a favor y que cobra el Estado. Lo que me parece es que no hay que ser ingenuo porque esto no se concesiona desde hace mucho tiempo porque las empresas son las que se oponen a que se licite, por vía de recursos judiciales, han determinado que pasaran mas de 20 años y no se pudo concesionar este servicio". 

Desde el Frente de Todos, Matías Barroetaveña consideró: "El proyecto de estacionamiento tarifado es una nueva estafa a los vecinos con un mero afán recaudatorio" y que "llevar grúas a todos los barrios es la extensión de la concesión más escandalosa de la historia de la Ciudad, que desde 1990 tiene dos empresas que recaudan $12,5 millones por mes pagando un canon irrisorio de $55 mil". 
 

Fuente: Ámbito Financiero

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos