Agenda porteña

27/08/2019

Por la peatonalización, le bajaron 5 decibeles a la calle Corrientes

El sonido es menor entre las 19 y las 2, el horario que funcionan los carriles exclusivos para caminar.

El ruido urbano baja a la noche. No importa la ciudad del mundo que se tome como ejemplo. Ocurre en Nueva York, en San Pablo, en Bogotá, en Dublin. También, en Buenos Aires. Porque, sea cual sea el punto, a la noche hay menos circulación de autos, colectivos, taxis y camiones. Y eso impacta en forma directa en el ruido: el tránsito es su causa principal. 

Entre las 19 y las 2, en el lado izquierdo de la avenida Corrientes los autos desaparecen. La peatonalización se da en dos carriles y en una porción limitada de Corrientes, entre Callao y Cerrito. Pero, incluso siendo parcial, ya muestra mejoras no sólo para las personas que tienen más espacio para caminar, sino para las que viven y trabajan ahí y soportan la contaminación acústica de la avenida.

A cuatro meses de la peatonalización, los niveles de ruido se redujeron en cinco decibeles. Así lo afirmaron al diario Clarín desde la Dirección General de Evaluación Ambiental del Ministerio de Ambiente y Espacio Público.

El área comparó los decibeles captados en un punto de la avenida, previo a la peatonalización y posterior a ella. En forma específica, estudiaron los decibeles que había en la franja de 19 a 2 de la madrugada antes de que hubieran concluido las obras y, después, repitieron la evaluación con los carriles exclusivos para peatones ya habilitados. 

Las mediciones se hicieron por un lapso de siete días, sin interrupciones. Y permitieron verificar una disminución del ruido del orden de los cinco decibeles.

"En las ciudades el nivel de ruido siempre tiende a bajar por la noche, por una menor circulación de vehículos. Pero, según los números analizados, la peatonalización hizo que esa merma se acentúe aún más, por lo que en forma general mejoraron los niveles de ruido", analizó Silvia Cabeza, que es la titular de la Asociación Civil Oír Mejor.

En 2004 la asociación presentó un proyecto de ley para que fuera obligatoria la confección de un mapa acústico cada cinco años. La iniciativa, además, exigía la definición de niveles sonoros permitidos por franja horaria: en los diurnos, de 7 a 22; y los nocturnos de 22 a 7. Esas demandas se convirtieron ese mismo año en ley, pero fue 15 años después, en abril, cuando se presentó el primer mapa interactivo del ruido.

Fuente: Clarìn

Gobierno Cordoba
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos