Agenda porteña

10/06/2019

Sacan de circulación coches de la línea B por presencia de asbesto

Se investiga la salud de unos 160 trabajadores; deben determinar si están afectados por ese material; se podría resentir la frecuencia del servicio

La primera advertencia llegó en mayo de 2018, desde Madrid, con la muerte de Antonio Morán Canseco, un mecánico de los talleres de la red del metro que limpiaba los disruptores, o apagachispas en la jerga del subte , una de las piezas de los trenes que contenían amianto, como se supo tiempo después. En octubre de ese mismo año, una nueva víctima: Julián Martín Rebate, el primer trabajador de la compañía española en ser diagnosticado con asbestosis, un cáncer pulmonar causado por la inhalación de polvo de asbesto, presente en las fibras del amianto. Y en abril pasado el fallecimiento de un jubilado del metro por la misma causa terminó de encender la alarma. Todos ellos habían trabajado en los coches CAF 5000, los mismos que fueron comprados por el gobierno porteño en 2011 y que hasta hace poco tiempo circulaban en la línea B.

Estos antecedentes llenaron de temor a los trabajadores del subte porteño, sobre todo en la traza que une las estaciones Leandro N. Alem y Juan Manuel de Rosas, más aún cuando en diciembre pasado la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) reconoció la presencia de piezas con amianto en las formaciones españolas.

Por eso, 160 trabajadores de la línea B, principalmente mecánicos de los talleres Rancagua y Villa Urquiza, se sometieron a estudios para descartar si habían sido afectados por el temible material. Los resultados se esperan para los próximos días.

El asbesto es un material poco perceptible, en forma de partículas en el aire. Si se respira a diario puede afectar el aparato respiratorio, llegando a tapar los pulmones, y hasta puede provocar cáncer.

La situación planteada por la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y del Premetro (Agtsyp) podría ser más grave porque, según análisis realizados en la Universidad Nacional del Sur en (UNS) Bahía Blanca, el material sigue apareciendo en piezas de otras flotas, como los coches Mitsubishi, de más de 60 años de antigüedad (antes rojos, hoy amarillos y negros, con asiento de pana).

Si la Comisión de Asbesto, creada en diciembre pasado, confirma los resultados obtenidos por la UNS, otros 280 trabajadores, en su mayoría maquinistas y guardas, exigirán estudios médicos para tener garantías sobre su estado de salud.

Según los metrodelegados, de las 24 formaciones que deberían circular en la B para garantizar el servicio solamente 17 siguen operativas. Y advierten que si otros dos trenes tienen desperfectos en algunas de las piezas con amianto no se repararán y ocuparán más espacios en las cocheras y talleres, por lo que el servicio quedaría bloqueado.

Desde Sbase, sin embargo, sostienen que las formaciones en circulación son 21, las que estuvieron en servicio el último viernes. Con esos trenes, dicen, se logra mantener una frecuencia programada de tres minutos en la línea B, que transporta 351.000 pasajeros por día, en promedio.

Fuente: La Nación

Gobierno Cordoba
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos