Internacional

21/01/2021

Biden asumió con un llamado a la unidad y ordenó revertir el legado divisionista de Trump

Juró como el 46° presidente de EE.UU. En su mensaje, afirmó que "sin unidad no hay paz". El magnate partió para Florida a primera hora sin saludar a su sucesor.

Fue una ceremonia plena de símbolos que puso fin a una era turbulenta en EE.UU., al pie del Capitolio, en un mediodía que comenzó con una tenue nieve y terminó con sol. A las 11.48, hora de Washington, Joe Biden se convirtió ayer en el 46° presidente de la primera potencia del mundo con un fuerte llamado a la unidad del país, que ha quedado profundamente dividido tras cuatro años de gobierno de Donald Trump. 

"La voluntad del pueblo se ha escuchado. La democracia es preciosa y es frágil. Y en estas horas, la democracia ha prevalecido", dijo Biden en sus primeras palabras como presidente. 

Se refería, sin mencionarlo, al ataque que había recibido el 6 de enero el edificio que tenía a sus espaldas por parte de violentos simpatizantes del presidente saliente. 

A esa hora, Trump ya había aterrizado en el aeropuerto de West Palm Beach, en Florida, luego de abandonar la Casa Blanca pasadas las 8 de la mañana y ofrecido un discurso elogioso de su gestión y con la promesa de volver. Por primera vez en más de 150 años, el presidente saliente no estuvo en la fiesta de asunción de su sucesor. 

Fue el corolario de una gestión divisiva, de rompimiento de las instituciones y de violencia, un panorama que Biden busca reparar. 

"Es hora de la audacia", exclamó en su discurso el demócrata de 78 años, el más longevo en ocupar la presidencia del país. Biden se dirigió a aquellos que no lo votaron. "Mírenme y mídanme, y si no están de acuerdo, está bien. Eso es democracia", les dijo. Y les prometió que será el presidente de todos los estadounidenses y que peleará por todos por igual. "Debemos terminar esta guerra civil", siguió. Y llamó a enfrentar esta pandemia como una sola nación. "Vamos a salir de esto juntos", subrayó. 

A Biden le tomó juramento John Roberts, presidente de la Corte Suprema, sobre una antigua y gruesa Biblia que perteneció a la familia del demócrata, de origen irlandés. Es el segundo presidente de la historia que es católico, luego de John F. Kennedy. 
Su compañera, Kamala Harris, juró ante la primera mujer latina en la Corte de Justicia, Sonia Sotomayor. 

Todo un símbolo ya que Harris se convirtió en la primera mujer en alcanzar la vicepresidencia y la primera afroamericana y de origen indio. 

Ante la ausencia de Trump, el representante del gobierno saliente fue el vicepresidente Mike Pence, que no fue a despedir al magnate en su último vuelo desde la Casa Blanca. 

Entre los invitados también se encontraban los ex presidentes Bill Clinton, George W Bush, Barack Obama y sus respectivas esposas, que se saludaban como viejos amigos. Jimmy Carter, de 96 años, estuvo ausente para cuidar su salud. 

La ceremonia tuvo un marco completamente inusual, modesto. En primer lugar, hubo apenas 1.000 invitados, cuando suelen haber cientos de miles en el inmenso espacio verde que une el Capitolio con el Lincoln Memorial y las personas ausentes fueron reemplazadas por 200.000 banderitas clavadas en el césped. Las restricciones fueron por la pandemia que ya ha causado más de 400.000 muertos en el país. 

También se llevó a cabo en medio de un enorme operativo de seguridad, que prácticamente bloqueó la ciudad con 25.000 efectivos de la Guardia Nacional y miles de agentes del FBI, la policía y otras fuerzas federales, en alerta por posibles ataques de ultraderechistas. 

Sin embargo, hubo detalles que decoraron la solemne ceremonia: una poderosa Lady Gaga cantó el himno nacional, la actriz y cantante Jennifer López también entonó una canción patria, al igual que el cantante de música country Garth Brooks que emocionó con su Amazing Grace. 

En tono calmo y solemne, Biden se refirió a la pandemia y la grave situación económica y racial. "Se han perdido millones de empleos, hay pedidos de justicia para todos, que ya no serán demorados", y llamó a derrotar la supremacía blanca. Estos esfuerzos requieren unidad, dijo. Y llevó a cabo su primer acto de gobierno: un minuto de silencio por los 400 mil muertos por la pandemia. 

Luego de la jura, Biden pasó revista a las tropas y colocó una corona en la Tumba del Soldado desconocido, en el cementerio de Arlington. Desde allí enfiló hacia la Casa Blanca, inmerso en un desfile de bandas militares con un extraño paisaje de calles desiertas. Ingresó a pie a la mansión, se paró junto con su esposa en el pórtico principal y la abrazó.  

 

Fuente: Clarín

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos