Internacional

14/05/2019

Bolsonaro: "Si un hombre entra en mi casa, hay que meter bala"

El presidente de Brasil flexibilizó la portación de armas de fuego Fuente: Reuters

BRASILIA.- En línea con su discurso de mano dura, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, brindó una entrevista radial el domingo y defendió un uso más libre de las armas al afirmar que si un delincuente ingresa es su hogar, él es capaz de disparar y afrontar las consecuencias.

"Yo, por ejemplo, como hombre tengo que defender a mi mujer y si un hombre entra en mi casa (...), ahí hay que meter bala", dijo el mandatario en diálogo con Radio Bandeirantes.

Así el presidente de derecha, primer exmilitar que llega al gobierno del país latinoamericano, reafirmó su convicción a favor de la flexibilización de la portación de armas que dio lugar a un decreto publicado el miércoles pasado en el que camioneros, políticos, periodistas y otros grupos fueron beneficiados con ese permiso.

"Si alguien entra en su casa, hay que descargar en él", recomendó Bolsonaro y aseguró además que hay un clamor "popular" por la tenencia y circulación con armas a la que él prometió dar respuesta durante la campaña electoral de 2018.

De hecho, según el mandatario, la mayoría de los brasileños está a favor del comercio de armas, pero nunca antes fue atendida por el gobierno, de acuerdo con lo publicado por el portal PN Notícias.

La jueza Rosa Weber, del Supremo Tribunal Federal, solicitó al jefe de Estado que presente esta semana los argumentos jurídicos en los que se sustenta el decreto. Las asesorías jurídicas del Senado y Diputados apuntaron inconsistencias legales y eventualmente constitucionales en la normativa.

El decreto

Promulgado el 7 de mayo pasado, esta medida flexibiliza la estricta ley sobre armas del país al ampliar la capacidad de los brasileños para vender, portar y acceder a armas de fuego, decisión que algunos detractores describieron como "la reforma más devastadora sobre armas" en décadas.

Igarape, un grupo brasileño de expertos, dijo que este "decreto de muerte" aumenta en forma considerable el número de personas que podrían portar armas sin autorización de la Policía Federal, agravando aún más la violencia en Brasil.

Sin embargo Bolsonaro insistió en haber actuado de manera constitucional: "La vida de un buen ciudadano no tiene precio". El mandatario, excapitán del ejército y legislador durante 27 años, se opone desde hace mucho tiempo al Estatuto de Desarme de 2003, que estableció 25 años cómo la edad mínima para poseer un arma, así como revisiones obligatorias de antecedentes y el requisito de renovación de la licencia respectiva cada cinco años.

Agencias AP y ANSA

Fuente: La Nación

Gobierno Cordoba
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos