Negocios y economía

21/04/2021

El laboratorio Richmond anunció que fabricará la Sputnik en el país

La producción comenzaría en junio, pero todavía hay dudas sobre los plazos necesarios para alcanzar una escala masiva; aseguran que se podrá exportar a otros países

El laboratorio Richmond anunció ayer que culminó los primeros lotes de prueba de la Sputnik V, un paso crucial para la fabricación en escala de vacunas rusas en la Argentina. 
El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) hizo un comunicado de alcance mundial en el que presentó a la empresa farmacéutica nacional como la primera fabricante de esta vacuna en América Latina y estimó que la producción a escala en sus instalaciones podría comenzar en junio de 2021. 
El camino hacia la fabricación masiva se prevé largo y complejo. 
El RDIF le transfirió a Richmond la tecnología para la producción de la vacuna. Y hace dos semanas Rusia remitió a la Argentina el principio activo de la Sputnik V ?que viajó en uno de los vuelos de Aerolíneas Argentinas? para que el laboratorio realizara las primeras pruebas, que arrojaron unas 21.176 dosis. 
Este lote ahora fue enviado nuevamente a Moscú para que el instituto Gamaleya realice la certificación de calidad. ?De ser positivo el proceso, la producción a escala en la Argentina comenzaría en junio de 2021?, informaron el RDIF y Richmond en un comunicado conjunto. 
Al principio, el laboratorio se ocupará con sus instalaciones actuales de la última etapa productiva de la Sputnik V, que incluye los procesos de formulado final, filtrado y llenado (de los viales), a partir del principio activo provisto por Rusia. Pero en un año el laboratorio espera culminar una nueva planta de producción para poder fabricar la vacuna en la Argentina de punta a punta. 
Según pudo saber la nacion, la planta que actualmente se está usando en Richmond tiene una capacidad de producción de cinco millones de dosis por mes. Una vez que se finalice el proceso que implica controles de calidad, se empezará por un millón de dosis por mes a partir de junio y luego se irá escalando. 
Ayer en el Gobierno había un fuerte entusiasmo por los avances de Laboratorios Richmond, aunque muchos asesores que siguen de cerca el mercado mundial de vacunas eran cautos y advertían que "es un proceso que puede tener demoras y dificultades", como ya se verificó en muchos laboratorios del mundo, que no pudieron cumplir en tiempo y forma con sus contratos. 
Además, la gestión de Alberto Fernández no firmó ningún convenio con Richmond para asegurar la provisión de vacunas en la Argentina. De hecho, fuentes del sector explicaron a la nacion que, en el caso de Rusia, las ventas de las vacunas son de gobierno a gobierno, y no directamente con los laboratorios privados. 
De todas formas, la expectativa en la Casa Rosada es que la Argentina se ubique como un receptor privilegiado de las vacunas que se produzcan en su territorio. Desde la empresa transmitieron en un comunicado: "Laboratorios Richmond celebra este reconocimiento que retribuirá con trabajo, compromiso y profesionalismo, para asegurar la disponibilidad de la vacuna en el plazo más corto posible para el país y para la región". 
"La vacuna producida en la Argentina podrá ser exportada a otros países de América Central y América Latina", agregaron. 
El Gobierno se involucró desde el minuto uno en el proyecto de Richmond y tendió puentes para acercar al laboratorio con los directivos del RDIF. 
El principio activo que utilizó el laboratorio para hacer las primeras pruebas fue trasladado en uno de los vuelos de Aerolíneas Argentinas que trajeron dosis rusas. Figueiras se encuentra en Moscú y allí compartió una cena en donde celebró los avances junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini, mano derecha de Fernández en las gestiones. 
Como se vio en el resto del mundo, la Argentina no estará exenta de las dificultades que implica la fabricación en escala de vacunas contra el Covid. "El mundo antes de la pandemia fabricaba alrededor de 3000 millones de vacunas por año. 
Ahora se está buscando producir unos 10.000 millones de vacunas. La Argentina entra dentro de un gran desafío mundial con una producción que tiene mucha complejidad y altos estándares de calidad", dijo a la nacion Daniela Hozbor, investigadora principal del Conicet y coordinadora de la Subcomisión de Vacunología de la Asociación Argentina de Microbiología. 
"Es por este nivel de demanda que en el mundo vimos escasez de insumos, como el caso de México con AstraZeneca. También los estándares de calidad son altísimos y es por eso que los procesos pueden fallar y generar descarte de lotes", ejemplificó la especialista. Y agregó: "Esta capacidad que tendrá Richmond es sumamente relevante y va a tener impacto en la Argentina, en la región y en el mundo". 
La expectativa que tiene el Gobierno es llegar al invierno con los alrededor de 13 millones de personas que integran los grupos prioritarios y de riesgo vacunados. Eso se haría con las vacunas Sputnik V, Sinopharm y AstraZeneca que lleguen a cuentagotas desde el exterior. 
 

Fuente: La Nación

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos