Policiales

24/07/2020

Reabrió su zapatería y un día después lo asaltaron: el ladrón murió y él terminó herido

Ocurrió en Flores. Tras un forcejeo, en el que el comerciante recibió un tiro en una mano, el delincuente se desplomó. Investigan si se golpeó o sufrió un infarto.

Juan, el dueño de la zapatería Muglia, de Membrillar y Rivadavia, en Flores, ya lo conocía. El hombre, de unos 60 años, había encargado un par de botas previamente y vestía mocasines fabricados por ese negocio, que lleva más de seis décadas en la zona. 

Por eso, cuando el comerciante lo vio ayer al mediodía en la puerta no lo dudó: abrió la reja, el vidrio y lo dejó pasar para entregarle las botas que había pedido. Todo había sido planeado. El supuesto comprador sólo quería robarle. Pero el golpe no salió como lo había ideado el delincuente. Tras un forcejeo con el dueño del local, de pegarle un tiro en una mano a la víctima y tirarla contra una vitrina, el delincuente cayó desplomado al piso y murió. Así le confiaron a Clarín allegados a Juan, el dueño del comercio, fundado en 1940 y reconocido en la zona por sus productos artesanales. 

Fuente policiales indicaron que todo comenzó minutos antes del mediodía en la zapatería de Membrillar 25, cuando el supuesto cliente se presentó en el local, que tiene reja y puerta de vidrio, ambas cerradas. Y que había reabierto el miércoles, tras el comienzo de la nueva fase de la cuarentena . 

El dueño reconoció al visitante porque ya le había encargado unas botas y le dijo que iba a buscarlas. Y entonces, le abrió y lo dejó pasar para entregarle el pedido. Pero el cliente sacó un revolver calibre .32 largo y mostró su verdadera intención: robarle. 
"Te doy todo lo que tengo en la caja", fue la respuesta del comerciante, según contaron sus allegados. 

Aparentemente, en ese momento, el zapatero le entregó el dinero que tenía y el delincuente pretendió llevarlo a la parte trasera del local, con intenciones de dejarlo maniatado. En esas circunstancias, el dueño de la zapatería aprovechó un descuido y pretendió defenderse. Ambos comenzaron a forcejear. "El ladrón tenía una fuerza increíble, y en el forcejeo le disparó en la mano. Después, le dijo: ?Te voy a matar?. Y lo lanzó contra una vitrina que se rompió", fue el relato que hicieron de los hechos los allegados de la víctima, casado y padre de una nena.  Según esa misma fuente, en ese momento el delincuente "cayó al piso y se murió". Voceros policiales informaron que el asaltante se habría golpeado en el forcejeo, pero que la causa de la muerte la determinará la autopsia. Tampoco descartan que haya sufrido un infarto. 

"Cuando este señor (el ladrón) dejó de luchar, Juan salió del local con el arma y pidió ayuda, mientras que el delincuente quedó en el interior del loca", explicó Pablo Torres, abogado del zapatero. 

Minutos después del hecho llegó al lugar la Policía de la Ciudad y el SAME, que constató la muerte del ladrón, cuyo cuerpo estaba en la zona del acceso al local. Voceros del caso señalaron que durante las primeras pericias los investigadores "no encontraron heridas que justifiquen el deceso". 

En el interior de la campera del delincuente muerto se encontró una navaja y que en una bolsa de tela hallaron cuatro precintos negros. El ladrón no llevaba identificación, aunque especulan que es un hombre de unos 60 años. 

Herido, el dueño del comercio fue derivado al hospital Piñero para ser atendido por el balazo que recibió en la mano izquierda, con orificio de entrada y salida, y los golpes, mayormente, en el rostro. 

La causa fue caratulada como "tentativa de robo, disparo de arma de fuego, lesiones y averiguación de causales de muerte"

Fuente: Clarín

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos