Por las provincias

30/07/2020

En 5 provincias, más del 40% de la población adulta cobra el IFE

Esa situación se da en lugares con alta inactividad laboral

En cinco provincias del país, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) es percibido por más de cuatro de cada diez personas de entre 18 y 65 años, el rango etario en el que había que estar para ser admitido en el plan (entre otras condiciones).

Según los datos oficiales, en Santiago del Estero la relación entre quienes cobraron y el total de la población de esas edades llegó a 48,9%; en el Chaco, a 45,6%; en Formosa, a 44,2%; en Corrientes, a 42,7%, y en Salta -donde la Justicia está investigando posibles irregularidades en los cobros-, a 41,2%. En el promedio nacional, en tanto, esa relación alcanzó el 31,6%. 

Esos índices (más allá de posibles pagos indebidos que se investigan) son reflejo de una realidad laboral caracterizada por altos índices de informalidad y vulnerabilidad y también por elevadas tasas de inactividad en algunas zonas, es decir, por una cantidad significativa de personas que no tienen trabajo ni lo buscan, en muchos casos por falta de oportunidades. 

De hecho, la estadística que muestra un informe de la Anses referido a la caracterización de la población beneficiaría del IFE revela que en Formosa y en Santiago del Estero, si se establece la relación entre la cantidad de personas que recibieron el ingreso y el número de quienes conforman la población económicamente activa (trabajan o buscan trabajar), los porcentajes llegan al 80% y al 71% en cada caso, algo que estaría explicado por la incidencia de las personas beneficiarias que, para la estadística sobre el mercado laboral elaborada por el Indec, son inactivos. Justamente, se trata de provincias donde, al menos en sus ciudades capitales, la proporción de personas activas sobre la población total es baja, si se la compara con otras partes del país. 

La ciudad de Formosa, capital de la provincia gobernada por Gildo Insfrán desde 1995, tiene la tasa de actividad laboral más baja de la Argentina, según el informe de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec correspondiente al primer trimestre de este año. El índice es de 35,4%, mientras que la tasa promedio de los 31 centros urbanos considerados en el re- levamiento es de 47,1%. Esa baja tasa explica que el desempleo en esa ciudad del norte del país haya sido en el primer trimestre de 4%, mientras que el índice promedio de todo el país llegó a 10,4%. Ocurre que, para que sea considerada desocupada, la persona debe haber buscado activamente una ocupación dentro de un cierto período; de lo contrario, para la estadística es inactiva. El índice de empleo es también reducido en Formosa: los ocupados son el 33,9% de la población, mientras que en el promedio del país ese índice es de 42,2%. 

El centro urbano integrado por Santiago del Estero y La Banda, por un lado, y la ciudad de Corrientes, por el otro, también están entre los aglomerados con menor tasa de actividad (41% y 41,3%), en tanto que los índices de Resistencia y Salta son más cercanos al promedio general. 

Según el informe sobre el IFE, las jurisdicciones donde hay una relación más baja entre perceptores del beneficio y población de entre 18 y 65 años son la ciudad de Buenos Aires (19,1%), Tierra del Fuego (20,3%), Chubut (20,5%), Santa Cruz (21,5%) y Neuquén (24,6%). 

También se consigna que, de los 8.857.063 beneficiarios del ingreso, el 61,7% (5.461.617 casos) son trabajadores informales o desocupados (en rigor, aquí también están los inactivos); el 27% son familias con Asignación Universal por Hijo o Asignación Universal por Embarazo (2.389.764 casos); el 7,8% son monotributistas sociales o de las categorías A y B (688.556 personas); el 2,1% son trabajadoras de casas particulares (188.923), y el 1,4% son perceptores del Plan Progresar (128.203). 

El IFE fue abonado hasta ahora dos veces. Recientemente, la An- ses anunció que el 10 de agosto comenzará la tercera ronda. 

Además de estar en uno de los grupos ya mencionados, para el cobro del IFE (la inscripción está cerrada) se requirió no percibir, ni el solicitante ni ningún miembro del grupo familiar, ingresos en blanco por trabajo asalariado o por cuenta propia (salvo los monotributistas de categorías bajas), no cobrar prestación por desempleo ni planes sociales (salvo AUH o Progresar), ni percibir jubilaciones, pensiones o retiros. Por grupo familiar se entendió al integrado por el solicitante, su cónyuge o conviviente y sus hijos menores de 18 años o discapacitados. 

En el caso de personas menores de 25 años, para acceder al IFE debían acreditar un domicilio diferente al de los padres. Del total de beneficiarios, el 28,2% tiene entre 18 y 24 años, según la Anses. 

Fuente: La Nación

Municipalidad de Tigre
Municipalidad de Lanus "Hace Tu parte"
Corrientes
Lotería de la provincia
Municipalidad Lomas de Zamora
Municipalidad de Ushuahia
Noticias relacionadas
Acceso a clientes

Ingresá con el usuario y clave para acceder.

¿Te interesan nuestros servicios?

Contactanos